30 de sept. de 2008

- Transplante de Piel -

El injerto de piel es un procedimiento quirúrgico en el cual se trasplanta una porción de piel de un área a otra. Con frecuencia, se toma la piel de áreas no afectadas en la persona lesionada y se utiliza para cubrir un defecto, casi siempre una quemadura. Si el área donde se encuentra el defecto en la piel es especialmente grande, la piel obtenida puede ser distribuida para hacer un parche más grande. Si el defecto implica una pérdida grande de tejido, puede ser necesario un injerto más profundo con porciones de piel con músculo subyacente y vasos sanguíneos. Tomar el injerto de la propia persona lesionada reduce la posibilidad del rechazo del tejido.
  • Indicaciones
Los injertos de piel se pueden recomendar para:
• Lesiones extensas
• Quemaduras
• Cirugías específicas que pueden requerir injertos de piel para sanar
• Áreas donde ha habido infección con pérdida considerable de piel
• Razones estéticas o cirugías reconstructivas
Los injertos de grosor total se utilizan cuando se pierde mucho tejido, lo cual puede suceder, por ejemplo, con fracturas abiertas de la parte inferior de la pierna.
  • Tipos
Existen cuatro formas de injertar piel. Son las siguientes:

1. Autoinjerto. Es cuando se utiliza la misma piel del paciente. Se toma un trozo de piel dadora de una zona sana y se la coloca en la zona receptora o dañada.
2. Homoinjerto. En este caso se utiliza la piel de otro individuo de la misma especie (vivo o muerto). Pero ésta, tarde o temprano, será rechazada. Por eso, sirve exclusivamente para mantener el equilibrio biológico mientras se cultiva en laboratorio la piel del paciente para realizar el injerto definitivo. La única piel ajena que un organismo no rechaza es la que proviene de un mellizo idéntico. Benaim recordó que un trabajo estadounidense registraba un caso así en un millón. Sin embargo, lo curioso es que el cuerpo sólo rechaza la epidermis (la capa externa de la piel) pero no la dermis (la más profunda). Por eso, ésta sirve como base para después colocar sobre ella la piel de cultivo.
3. Heteroinjerto. Esta alternativa utiliza para el injerto tejido de cerdo, que, dicen los científicos, tiene características similares a la piel humana.
4. Tejido artificial. Finalmente, existe la opción de usar piel artificial, alternativa que ya es una realidad en Italia y en los Estados Unidos. Se coloca en la herida una capa dérmica biológica que contiene distintos componentes químicos (pueden ser células de tiburón).

A esto se adhiere una lámina de material sintético llamado cilastic que reemplaza transitoriamente a la epidermis.
Antes de realizar un injerto de piel, ésta se cultiva en laboratorio. El procedimiento es el siguiente. Se toma una porción de piel sana del tamaño de una estampilla y se reproducen sus células in vitro. Los científicos llaman cosecha al resultado final, que suele ser una lámina de piel de 10 cm2.
Como un collage, estas láminas (se pueden cultivar más de trescientas en laboratorio) se colocan sobre la superficie dañada. Y, poco a poco, se van reparando los tejidos. Los primeros protocolos para la organización de bancos de piel los presentó el doctor James Barret Brown en Saint Louis, Estados Unidos, en la década del 50.
Estos bancos de piel permiten guardar fragmentos de este órgano que tiene un alto poder de conservación. Se puede almacenar mucha piel, debidamente procesada y esterilizada con radiaciones gamma, en una congeladora a 80 grados celsius bajo cero.
Otro procedimiento con el que se puede conservar la piel se llama liopilización y consiste en colocar la piel en un aparato que la deshidrata y la deja con la textura de un pergamino. Según Benaim, así se puede conservar la piel por tiempo indefinido a temperatura ambiente. Para volver a utilizar, los especialistas la vuelven a hidratar con solución fisiológica.
  • Descripción
Mientras el paciente está somnoliento (sedado) o profundamente dormido y sin sentir dolor (anestesia general), se toma piel sana de alguna parte de su cuerpo, utilizando un instrumento para cortar piel (dermátomo). Esto se llama injerto de piel de grosor parcial, el cual contiene una porción de la capa superior de la piel (epidermis) y de la capa por debajo de la epidermis (dermis).
El sitio de donde se toma el injerto puede ser cualquier área del cuerpo, generalmente un área que se pueda ocultar con las ropas como los glúteos o la parte interior del muslo. El área a seleccionar debe basarse en la visibilidad de la piel del donante y la igualdad del color. El injerto se extiende con cuidado en el área que se va a cubrir y se sostiene en su lugar, ya sea presionando suavemente con un vendaje grueso, con grapas o con unos cuantos pequeños puntos de sutura. El área donante en carne viva se cubre con un vendaje estéril por un lapso de 3 a 5 días para protegerla de infección.
Las personas con una pérdida mayor de tejido pueden necesitar un injerto de piel de grosor total, que incluye el grueso completo de la piel. En este procedimiento más complejo, se trasplanta un colgajo de piel con sus músculos y suministro sanguíneo al área del injerto. Los sitios comunes de donde tomar estos injertos incluyen los colgajos de piel y músculo de la espalda o la pared abdominal.
  • Riesgos
Los riesgos de cualquier anestesia son:
• Reacciones a medicamentos
• Problemas respiratorios
Los riesgos de cualquier cirugía son:
• Hemorragia
• Infección
• Pérdida de la piel del injerto
  • Expectativas después de la cirugía
Los vasos sanguíneos nuevos comienzan a crecer desde el área del receptor en la piel trasplantada dentro de un período de 36 horas. La mayoría de los injertos de piel tienen éxito, pero en algunos casos no cicatrizan bien y necesitan otro injerto. Se debe revisar el injerto para verificar el buen flujo sanguíneo (circulación).
  • Convalecencia
La recuperación de la cirugía generalmente es rápida después de un injerto de piel de grosor parcial, excepto en casos de quemaduras graves. El injerto de piel se debe proteger de traumatismo o estiramiento considerable durante 2 ó 3 semanas. Dependiendo de la localización del injerto, es posible que sea necesario colocar un apósito por 1 a 2 semanas y se debe evitar el ejercicio que podría estirar o lesionar el injerto por 3 a 4 semanas. Algunas personas necesitan fisioterapia después de este tipo de injertos.
Los injertos de grosor total requieren un período de recuperación más prolongado. La mayoría de las personas con estos injertos necesitan permanecer en el hospital de 1 a 2 semanas.